17 Dic Gixxer 1
17 Dic Gixxer 1
17 Dic Gixxer 1

Ha llegado el fin de año y empiezan las fiestas. En medio de la algarabía de los convivios, las cenas y la convivencia, a veces te olvidas de ella. La relegas a un segundo plano.  Ahora, tu interés está en los amigos, compañeros de trabajo y hasta otros miembros de la familia.

Se piensa en estrenos de ropa. En comprar el televisor más grande para la sala y uno pequeño para el cuarto de los niños.  Y no hay que olvidar los electrodomésticos que durante más de 11 meses ha estado en las pláticas de sobremesa.

A pesar de estar con ella todos los días, en esta época la usas, abusas, descuidas y, muy probablemente, te has olvidado de darle un poco de atención.  Tu fiel compañera de largas jornadas de trabajo. Ha estado contigo en las celebraciones de cumpleaños, festejos patrios, partidos de fútbol, quincenas y fin de mes…inseparable para todo.

Durante enero y parte de febrero, vivió contigo las bajas temperaturas y nunca te falló. Llegó el verano, los paseos a la playa…el calor y la humedad eran parte de cada día.  No falto el pescado comprado en el puerto y llevado a la casa.

En invierno se mojaron juntos. Vencieron vientos y otras inclemencias del tiempo.  Todo en total confidencialidad entre tú y ella. Al final, los dos lo lograron, vencieron la adversidad, dijeran lo que dijeran, se fortalecieron los lazos entre ambos.

Y ella contigo.  Incluso en los momentos más difíciles, tristes y grises…ella contigo. Cuando la premura apremiaba, la dejaste bajo el sol, en la intemperie, incluso la lluvia. Nunca te ha fallado.

Sin renunciar a su misión, te ha acompañado con otras personas.  Su devoción ha provocado la admiración, reconocimiento y respeto de personas ajenas a tu familia, cuando a veces, tu misma familia se ha olvidado de su existencia. Hasta tu esposa se ha beneficiado de su presencia, muchas veces sin darle la importancia que ella se merece.

Lealmente te ha llevado y regresado a lugares insospechados e inconfesables.  Han hecho vida propia al margen de las miradas ajenas. La mayoría han dicho que es linda. Te han preguntado: ¿qué hiciste con la vieja? O te han increpado por haberla cambiado.  Cuestionan todos los años que viviste con la anterior, habiéndola dejado por una más moderna.  Cosas entendibles solo por ti, sin embargo, tratas de dar explicaciones porque quienes te han impugnado, concuerdan en la belleza de ella, la actual.

Abrir Chat
¡Hola!
¿En que podemos ayudarte?