fbpx
Usa Casco Afiche 18×24
Usa Casco Afiche 18×24
Usa Casco Afiche 18×24

Hace pocos días tuvimos la oportunidad de platicar con Ramón Ferreyros, el experimentado piloto peruano de rallies, un referente en el mundo del automovilismo.

Recordando momentos sensibles en su prolongada carrera a nivel mundial, compartía sobre algunos accidentes.  Por fortuna, siempre ha respetado todas las medidas y reglajes de seguridad en la riesgosa práctica de correr en carreteras.

Al contar con detalle uno de sus accidentes, recordó cuando llegó el inspector de la Federación Internacional del Automóvil, FIA, y luego de ver que se le estaba atendiendo por un paramédico, sacó un hacha y rompió el casco.

Ramón decía que no lo rompiera porque lo quería guardar como recuerdo, y el oficial le indicó que no podía permitirlo.

En ese momento, nos recordamos que las instituciones rectoras de las carreras de carros y motocicletas tienen como norma destrozar los cascos luego de haber sido sometidos a las fuerzas, golpes y presiones de un accidente.

También platicábamos sobre la conveniencia del uso del casco, pero especialmente, de un casco que de verdad proteja la cabeza.

Y además, el tiempo de vida de un casco es un golpe. Es decir, al caerse de una mesa, de un metro de altura, el casco pierde su estructura de protección y se quebrará totalmente ante un accidente.

Es desafortunada la actitud de comprar un casco “quita multas”, es decir, evidentemente frágil para proteger la cabeza, cuya única utilidad es evitar recibir una infracción.

Desde luego que esa es una pésima forma de economizar, porque la integridad de la cabeza no tiene precio. Ni la del conductor ni la de su acompañante.

Para finalizar, platicamos de la conveniencia que las autoridades destruyan un casco de los motoristas que caen al suelo o chocan, ya que, después de eso, no tiene ningún uso real.

Mientras una regla legal llega a ese nivel, todos los motoristas deberían saber que cuando se cae un casco o cuando estuvo involucrado en un accidente, por muy bueno y caro que sea, ya llegó al fin de su uso. Debe ser sustituido por uno nuevo.

La integridad de la cabeza de cualquier persona, lo vale.