fbpx
Asbk10eliasherrin7
Asbk10eliasherrin7
Asbk10eliasherrin7

Los seriales Superbike son muy populares en muchos países del mundo porque se corre con motos muy similares a las vendidas al público en las salas de los concesionarios de las marcas.

Cambios orientados hacia la seguridad, mejorar un poco el desempeño y mantener un costo reducido son las variables de los campeonatos Superbike.

Si bien estas motos no tienen la espectacularidad de aquellas utilizadas como laboratorio en MotoGP, la deportividad está asegurada por las interesantes motos y grandes figuras que las conducen.

En Estados Unidos de América, el serial se llama MotoAmerica/AMA Superbike, y el equipo Yashimura Suzuki Factory Racing es un actor primario, contando con figuras de la talla de Toni Elias y Josh Herrin.

El fin de semana recién pasado, el escenario fue la Pista Barber. Toni Elias arrancó la primera carrera como líder del campeonato, pero con un programa de cambios en el acondicionamiento de su moto que, indudablemente, lo pusieron en condiciones desventajosas.

Sin embargo, logró el tercer lugar en la carrera del sábado y el cuarto en la del domingo, ubicándose segundo en el campeonato.  Mientras Herrin se coloca en la 5ta. casilla de la general.

En el torneo, las Suzuki GSX-R1000 del equipo oficial ha ganado 9 carreras, 7 de Elias y 2 de Herrin, con lo cual se ubica como el equipo más importante del año.

Así, ha terminado la temporada 2019 de Superbike norteamericana, donde Suzuki ha demostrado su poderío con motos casi como las que se manejan en las calles, lo más parecido a las encontradas en las salas de ventas.

Esto ratifica, una vez más, la calidad, confiabilidad, seguridad y economía de las motos ofrecidas en los cientos de distribuidores Suzuki en el planeta.

Suzuki trabaja desde 2 ejes de desarrollo deportivo en pista: MotoGP donde se ponen a prueba los adelantos más insospechados de la tecnología, para su evaluación y posterior incorporación a las motos de producción, mientras en el otro extremo, se encuentra Superbike, con motocicletas muy parecidas a las que se ven en la calle, con tecnología ya puesta a prueba cotidianamente.

De esa fórmula se genera información para la mejora de las motocicletas de producción masiva, por lo que, la moto que usted maneja es producto de un sistema de propuesta, puesta en prueba, evaluación, mejoría y, de nuevo, propuesta.  Algo así como un círculo virtuoso de calidad.