Foto 2
Foto 2
Foto 2

Corría 1980 cuando un amigo le dijo a José Antonio Cano Peralta sobre la oportunidad de trabajar en una bodega de Suzuki en Avenida La Castellana.  Él llegó, fue entrevistado y contratado.

Ahora, 39 años después, don José se jubila de la empresa donde desarrolló habilidades administrativas, como manejo de sistemas de control de inventarios, atención al público, ventas, etc.

El carácter, don de gentes y actitud positiva fueron cimientos para edificar una relación reconocida por los clientes, referente para sus compañeros, así como apoyo cuando su conocimiento ha sido requerido.

De las decenas de modelos Suzuki lanzados durante su permanencia en la empresa, la línea TS ha sido su preferida.  Además de manejar por muchos años una Suzuki TS 100, fomentó su apego a esa familia conformada por las variables con motores de 100, 125 y 185 cc. Algunos de sus compañeros, cariñosamente, lo llaman don TS.

Hasta el presente mes, don José fue uno de los 4 colaboradores con mayor tiempo de permanencia en Suzuki Guatemala. Casi 40 años de convivencia en el ambiente de la marca son garantía de su cariño hacia la empresa, su habilidad para tomar retos, solucionarlos positivamente, formar equipos de trabajo, recibir información técnica y trasladarla de manera digerible a los clientes, además de una larga lista de actividades propias de los puestos por donde dejó su edificante huella laboral.

Esas casi 4 décadas han estado marcadas por situaciones agradables, ciclos especiales de la economía nacional reflejados en las empresas, épocas políticas convulsas y hasta situaciones climáticas críticas. Sin embargo, don José expresa no tener un solo recuerdo desagradable. Tener trabajo y tenerlo donde se ha sentido útil para la sociedad, donde se le ha dignificado y querido, ha sido una bendición diaria, según sus propias palabras.

Para don José el trabajo, la práctica deportiva y el alejamiento de situaciones problemáticas es la clave de la vida tranquila, feliz, edificante en los aspectos económicos, así como, con esperanza de vida.  En pocas palabras, una existencia orientada hacia el bien.

La expresión de esos valores se ha hecho visible en todos los niveles administrativos de Suzuki Guatemala, por lo que, como una alegoría a los buenos tiempos vividos y aquellos por vivir, la gerencia de Suzuki le obsequió un reloj grabado a don José.  Será un recordatorio constante de llevar en su mano a la empresa donde ha hecho una prolongada vida laboral.

Abrir Chat
¡Hola!
¿En que podemos ayudarte?