22 Enero
22 Enero
22 Enero

Desde hace más de medio siglo, la Caravana del Zorro es una peregrinación de fe hacia la presencia del Cristo Negro de Esquipulas. Así, su inicio se basa en motoristas católicos visitantes a la Basílica por motivo del mes de la festividad.

Posteriormente, la actividad se orientó hacia la captación de recursos para beneficencia de distintas causas, desde compostura de escuelas hasta obsequio de pupitres para aulas sin dicho equipo, mínimo para el estudio.

Lo que empezó con una docena de devotos aventureros se tornó, año a año, en una peregrinación  más grande en todos los sentidos.

Con la incorporación de mayor número de motociclistas, también se incrementó el riesgo de ocurrencia de muchas cosas: desperfectos, incomodidades, incidentes, accidentes, etc.

Matemáticamente se debe considerar que la ruta tiene 224 kilómetros, es decir, los motoristas recorren cerca de 450 km en unas 48 horas. Si van unos 50 mil motociclistas, el recorrido de riesgo promedio es de 22 millones y medio de kilómetros/motorista. Estadísticamente, es casi imposible que no haya incidentes.

Ahora bien, la lógica dicta que nadie tiene la intención o deseo de ser parte de los números trágicos de la segunda mayor concentración de motos del mundo.

Lo humanamente inteligente es participar por el espíritu de aventura, de solidaridad o de ocio, pero con el deseo de tener un fin de semana agradable, tanto de ida como de regreso.

Para minimizar el riesgo, ninguna precaución es despreciable. Las sugerencias básicas son:

  1. Lleve su moto a la Jornada de Servicios de Suzuki, donde su vehículo será revisado para tener un buen estado mecánico para el viaje.
  2. Duerma bien los días anteriores al peregrinaje. La vibración, el ruido y la conducción demandan estar alerta durante el viaje de ida y, especialmente, el de regreso.
  3. No tome licor, cerveza u otra sustancia que altere su estado de ánimo. Durante ese viaje se requiere el mejor grado de atención, la mayor capacidad de reacción y la óptima condición física.
  4. Recuerde que nadie será contratado como corredor de motos profesionales, así que, vaya a la velocidad más apropiada y moderada. A nadie impresionará gratamente con acciones temerarias que riñan con la inteligencia.
  5. Evite ir solo atrás de las motos, sálgase de la estela del humo de los escapes porque le puede afectar la respiración de oxígeno, lo cual puede hasta provocarle sueño.
  6. Duerma bien y sin tomar alcohol en Esquipulas. Recuerde que se debe manejar de regreso.
  7. En los oasis del camino, tome agua, coma ligero y revise su motocicleta. El mejor destino es aquel al cual se llega con tranquilidad y paz mental.

Recuerde: su Suzuki está preparada para ir y regresar con usted a Esquipulas, pero usted tiene que manejarla sensatamente.

Abrir Chat
¡Hola!
¿En que podemos ayudarte?