fbpx
Moto
Moto
Moto

Muchas veces nos llenamos de sentimientos de autosuficiencia, condimentada con vanidad y aderezada con soberbia. Consideramos que muchas personas hacen errores al manejar, muchos ingenuos e infantiles. Y desde luego, nosotros nunca incurriríamos en ellos…

Se debe partir de que la mayoría de los accidentes son situaciones provocadas, generadas a través de la conjugación de lugar y tiempo en un punto donde los accidentados tienen una carga de responsabilidad que va desde absolutamente nada hasta la total culpabilidad.

A pesar de molestose inoportunos, los retenes policiacos son acciones que pueden prevenir un accidente. Es decir, puede evitar que alguien cuya acción sea riesgosa, se lastime a sí mismo y a otras personas.

Dentro del campo de acción propia y de nuestra responsabilidad total, deberíamos tener una actitud de autoprotección. Desafortunadamente, lo único que buscamos es evitar una multa, con compra de cascos de mala calidad, cascos de protección industrial (no aptos para motoristas), y una larga lista de cosas inútiles o de bajísima eficiencia ante un accidente.

Las autoridades tienen recursos limitados, por lo que, no pueden cuidar a todos los conductores de motos, carros, camiones, camionetas y otros vehículos. Y pensar en el efecto de resarcimiento de la ley ante un accidente, es no solo poco probable, sino un tanto ingenuo: lo ideal es evitar un accidente, a pesar de ser provocado por otra persona.

Ahora bien, la mayoría de incidentes y accidentes se producen por una cadena de pequeñas faltas o errores. Por ejemplo: se sobrecarga una moto, no se revisa la presión neumática de las llantas, se ha pasado el tiempo del servicio general que incluye el estado de los frenos, etc.  Cuando alguien, imprudentemente se atraviesa a esa motocicleta, será imposible solventar satisfactoriamente la emergencia porque todos los factores están en contra de las maniobras realizadas por el motorista.

Además, no debemos olvidar que somos humanos. Vulnerables de realizar muchos errores, de perder la concentración, de no ver adecuadamente y mil cosas más inherentes a nuestra condición de personas.

Por todo eso, lo mejor es prevenir a cada instante y pensar que lo que le ha pasado a otros, también nos puede pasar a nosotros. Mantengamos en óptimas condiciones  nuestra Suzuki, cuidemos nuestra condición de salud estable, protejamos a nuestra familia y evitemos lastimar a personas que ni conocemos. A cualquier nos puede pasar.